RAÚL SENDIC. Hombre y mito

05.11.2016 - 15:55

Exposición institucional del museo de la memoria. El sábado 10 de mayo a las 16 horas habrá una mesa redonda con Washington Rodríguez Belletti, Antonio Rocca, Xenia Itté, María Matilde Severo y compañeros de UTAA.

En el marco de las conmemoraciones por los 25 años del fallecimiento de Raúl Sendic, y 50 años de la marcha de los cañeros de Bella Unión bajo la consigna de “Por la Tierra y con Sendic”, el Museo de la Memoria – MUME, y la Asociación de Amigas y Amigos del MUME, presentan la exposición “RAÚL SENDIC. Hombre y mito”, que se inauguró el 25 de abril, y la Mesa Redonda, del mismo nombre, con el objetivo de tener diversas miradas sobre un hombre que fue una referencia ineludible en nuestra historia reciente.

Para reflexionar sobre estas facetas de Raúl Sendic organizamos esta mesa redonda, con la participación de Washington Rodríguez Belletti, Antonio Rocca, Xenia Itté, María Matilde Severo y compañeros de UTAA, con la propuesta que sea una charla debate con la participación abierta a todos los asistentes.
 

“ … aquél que nació muy niñín, mirando al cielo, y que luego creció, se puso rojo y luchó con sus células, sus nos, sus todavías, sus hambres, sus pedazos.” César Vallejo (Pedro Rojas)

Raúl Sendic Antonaccio, conocido como “el Bebe” nació el 16 de marzo de 1925 en Chamangá, paraje rural del departamento de Flores, Uruguay, y falleció el 28 de abril de 1989 en París, donde acudió para atenderse de la enfermedad de Charcot-Marie-Tooth, parecida a una esclerosis lateral amiotrófica. Tenía 64 años. Concluía la vida de un hombre que fue un símbolo y una leyenda.

Raúl Sendic fue el quinto hijo de Victoriano Sendic y Amalia Antonaccio. Cursó la educación primaria en la escuela rural del lugar, y la secundaria en Trinidad, la capital de Flores. En 1943, al terminar la secundaria se traslada a Montevideo y se inscribe en la Facultad de Derecho de la Universidad de la República, al tiempo que comienza a trabajar en un estudio jurídico. Obtiene el título de Procurador pero nunca llegó a “dotor” pues abandonó faltándole el último examen.

En el liceo comenzó su militancia gremial, se integró al Partido Socialista Uruguayo y en 1956 asistió como representante del partido Socialista al Congreso Internacional de Roma. En 1957 comienza su trabajo sindical entre los trabajadores rurales del norte del país, junto a otros militantes socialistas y comunistas, que da lugar a la creación de varios sindicatos, siendo el más conocido el de los trabajadores azucareros (UTAA) en 1961.

En 1960 viajó a Cuba y conoció las transformaciones revolucionarias emprendidas por el pueblo cubano. En 1963, tras el robo de armas del club “Tiro Suizo” de Nueva Helvecia, es requerida por primera vez su captura, permaneciendo largos años clandestino. Participó como fundador en el Movimiento de Liberación Nacional – Tupamaros en 1966, que impulsará una estrategia insurreccional y la lucha armada como parte inseparable de la militancia. Fue apresado en agosto de 1970, participando de la fuga del penal de Punta Carretas en setiembre de 1971 junto a otros 110 prisioneros, por un túnel excavado desde la cárcel. En 1972 fue nuevamente detenido, tras un intenso tiroteo que lo dejó gravemente herido al destrozarle una bala la mandíbula. Tras 13 años de detención en condiciones infrahumanas, como rehén de la dictadura uruguaya que se instauró con el golpe de Estado del 27 de junio de 1973, fue liberado con la recuperación de la democracia el 14 de marzo de 1985. Participa de la reorganización del MLN-T que se integra a la vida política democrática, y en la fundación del Movimiento por la Tierra.
Raúl Sendic Antonaccio tuvo cinco hijos: Raúl Fernando, Ramiro, Jorge Raúl, Alberto y Carolina.
El 28 de abril de 2014 se cumplen 25 años de su muerte, y 50 años de la marcha de los cañeros de Bella Unión bajo la consigna de “Por la Tierra y con Sendic”.
 

"RAÚL SENDIC. Hombre y mito" se podrá visitar hasta el sábado 31 de mayo de 2014.

 

Compartir